Cesta

  • No hay productos en la carpeta.
Carpeta Total:0,00
 

¿Cómo reducir el carbono incorporado de los edificios?

¿Cómo reducir el carbono incorporado de los edificios?

Escrito por Laëtitia Boucher, directora regional de Sostenibilidad de Interface.

Nuestro sector es responsable de casi el 40% de las emisiones totales directas e indirectas de gases de efecto invernadero (GEI) y consume un tercio de la energía producida en el mundo. Para lograr los objetivos climáticos del Acuerdo de París y limitar el aumento de las temperaturas a +1,5 °C, sería necesario llegar a cero emisiones netas para 2050 y reducir la intensidad energética de los edificios en un 30% para 2030. Un objetivo que probablemente sea difícil de cumplir porque la demanda de energía se prevé que siga creciendo con, por un lado, el aumento de nuevas construcciones en los países emergentes y, por otro, el aumento de las necesidades energéticas para calefacción y aire acondicionado, relacionadas con las condiciones climáticas extremas.

Como agentes del sector, tenemos, por tanto, muchas palancas a nuestra disposición para participar activamente en su descarbonización, ya sea al nivel de los procesos de construcción, la ubicación de las construcciones o los materiales utilizados. Limitar el impacto de los edificios supondrá mejorar su rendimiento energético, su intensidad y flexibilidad de uso, su ubicación (accesibilidad facilitando la movilidad sostenible), su circularidad, su conversión y finalmente, la sobriedad de los materiales utilizados.

Es cierto que en los últimos años, el sector se ha centrado principalmente en la reducción de las emisiones operativas de carbono inducidas por la naturaleza ultra consumidora de energía de los edificios. Esto, gracias a la evolución de las tecnologías y de los materiales, nos permite hoy construir edificios pasivos (con muy bajo consumo energético), e incluso positivos (que producen energía).

Sin embargo, para no arruinar el ahorro de emisiones generado por el bajo consumo energético de los edificios, será necesario asegurar que los materiales utilizados tengan una huella de carbono baja o incluso negativa. De hecho, el carbono incorporado, que se emite durante la fabricación de materiales, representa el 11% de las emisiones del sector.

Este es uno de los retos que los fabricantes pueden afrontar, ofreciendo productos fabricados de forma sostenible y neutral. Reducir el carbono incorporado implica trabajar en estrecha colaboración con los diversos actores de la cadena de suministro para obtener componentes de bajas emisiones, incluso con una huella de carbono negativa, repensar los procesos y los métodos de fabricación, así como el diseño del producto. Los materiales circulares, fácilmente reutilizables y reciclables, reducirán así la huella de carbono global de los edificios.

“El carbono incorporado, que se emite durante la fabricación de materiales, representa el 11% de las emisiones del sector. Es un reto para los fabricantes ofrecer productos fabricados de forma sostenible y neutral”.

Con la aparición de la denominada tecnología de emisión negativa, asistimos a la llegada de materiales con una huella de carbono baja, e incluso una huella de carbono negativa a la salida de las fábricas: cementos, mobiliario de oficina, moquetas, elementos de fachadas, aislantes, etc. Para producirlos, los fabricantes utilizan dos técnicas: o capturan y transforman el carbono de las emisiones industriales de GEI en materias primas, o atrapan el carbono secuestrado de los materiales de base biológica en sus productos. Los componentes de base biológica provienen de plantas que, a través de la fotosíntesis, capturan el carbono de la atmósfera y lo atrapan en sus raíces, tallos y hojas. Este mecanismo sintetiza carbono en oxígeno y glucosa de carbono necesaria para el crecimiento de las plantas. Por lo tanto, el desafío es venir y recuperar los componentes de base biológica antes de que las plantas mueran y liberen el carbono a la atmósfera. Después de la transformación de los materiales vegetales, por lo tanto, se obtienen componentes con un balance de carbono negativo neto.

Por ejemplo, la introducción de una alta concentración de componentes de carbono secuestrados, combinada con materiales reciclados, métodos de fabricación innovadores y casi neutros y un diseño más sobrio, permiten obtener un producto de carbono negativo Cradle to gate. Es decir, la concentración de carbono secuestrado contenido en el producto compensa efectivamente los impactos asociados con otros materiales y manufactura, sin requerir la compra de créditos de carbono. Por supuesto, estos resultados son verificados por un tercero, que los valida a través de una Declaración Ambiental de Producto (DAP). Finalmente, para obtener la neutralidad durante todo el ciclo de vida de los productos, el fabricante puede solicitar compensaciones de carbono mediante la compra de créditos de carbono sobre las emisiones que no puede evitar hasta la fecha, en particular las relacionadas con la fase de instalación, uso, mantenimiento y fin de vida.

Estas nuevas tecnologías son fuente de muchas innovaciones, desarrollo económico, y probablemente serán una de las palancas para bajar la huella de carbono de nuestro sector y lograr alinearnos con el Acuerdo de París.

No hay comentarios

Escribe un comentario

No tienes permisos

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar